BORDADO A MEDIDA: las emociones a flor de piel

BORDADO A MEDIDA: las emociones a flor de piel

Un proyecto a medida excepcional: el sueño de transformar un jardín en una prenda de vestir. Lise recuerda con nostalgia el jardín de su antigua casa y los momentos que pasaba con su familia. Recuerdos que quiere conservar a toda costa, y en un soporte muy diferente: una camisa de vestir. Pero... ¿es posible transformar una memoria, unos recuerdos llenos de emoción en una prenda? Sigue leyendo para descubrirlo.

EL SUEÑO

En este proyecto de bordado a medida, Lise quería (literalmente) ponerse su jardín encima, poder llevarlo y verlo siempre que quisiera.

Estaba muy unida a su jardín. Su difunto marido estaba muy implicado en el jardín que tenían en su casa de París, antes de mudarse hace varios años. A pesar del tiempo que ha pasado, Lise conserva algunas de las fotos que su marido había hecho cuando vivían allí, y los recuerdos y las emociones siguen allí con ella.

Quería revivir los buenos momentos pasados allí con su familia, pero no sólo mirando las fotos. Quería «vestirse» con sus flores y sentir que estaba «allí», bajo el sol, con su marido, mirando las rosas, los iris y la lavanda, y los tres árboles que enmarcaban el paisaje. El mismo paisaje que quería devolver a la vida.

EL DESAFÍO

Pero las flores y los árboles se fotografiaron hace mucho tiempo.

El problema era intimidante: ¿cómo transformar esas fotos antiguas en una camisa bordada que trasladara a Lise en su antiguo jardín?

Lise y yo hablamos durante bastante tiempo, para entender sus expectativas y lo que quería sentir de nuevo al ponerse su camisa bordada. Al final decidimos hacer dos blusas, cada una con su propia historia.

  • Para la primera, optamos por crear una composición floral con las flores que tenían en el jardín: lavanda, rosas, claveles e iris, todos con un par de tonos en común: el rosa y el morado.
  • Para la segunda, elegimos recrear el paisaje de los tres árboles bajo un cielo lluvioso, con una historia de color también común: tonos otoñales y dorados.

Trabajé a partir de sus fotos, digitalizándolas, para crear dos prototipos de blusa y que pudiera proyectarse más fácilmente.

Y ahora es el momento de dejar que la magia fluya a través de mis manos.

LA MAGIA

Al mirar el bordado, se aprecia el jardín que quería Lise: la lavanda que parece agitada por el viento, la intensidad de los pétalos del iris, las hojas de gingko biloba que caen suavemente tras una tormenta de otoño.

Ya no necesita cerrar los ojos para transportarse a su jardín, simplemente puede sentirse dentro llevándolo encima. Verdaderas emociones a flor de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *